Carta a mi hermana con motivo de su 70 aniversario

13 de septiembre de 2015.

Mi querida hermana Sonia, Tonia o Moña como siempre te dije.

Hoy llegas a las 7 décadas de existencia. Eso me recuerda que en unos meses yo llegaré a las 6.

Bueno creo que 70 años se han de celebrar por todo lo alto. Se que vas a estar rodeada de todos tus hijos y nietos, pero, en físico, faltará tu hermano. Digo en físico porque estaré por ahí contigo tomándome unos mates dulces seguramente con alguna torta frita.

Sacaba las cuentas que compartimos de vida once años, compartiendo casa, después vos te casaste, yo me fui a Rocha, por cierto mi primer exilio, luego volví a Montevideo, pero nos veíamos más esporádicamente, nos cayó la dictadura, estuve unos cuatro años y marché para España, en la cual ahora en noviembre se cumplirán 37 años por aquí.

Esos once años juntos (para mi fueron desde mi nacimiento), nos crearon unos vínculos que van más allá de la sangre paterna que compartimos. Por esa sangre, venimos de seres longevos, que se fueron una vez estaban aburridos. Sangre que viene (respetando todas sus mezclas y aportes), del Padre de la Patria, José Artigas, algo que siempre hemos llevado con el máximo orgullo y discreción.

Volviendo a esos años, vistos desde la atalaya del tiempo, fueron para los dos tremendamente duros y difíciles, no entraré en detalles que ya nos son conocidos, pero esa dureza, nos unió para siempre en un equipo de mutuo apoyo verdaderamente indestructible.

Se que sabés que para mi fue de vital importancia, aquellas tardes de verano, o las noches de invierno junto al primus, en que me leías cuentos, que quedaron en mí gravados para siempre, de nuestra querida Juana de Ibarbourou, en donde entrábamos en la “mancha de humedad”, corríamos con Chico Carlo, o bebíamos agua del “cántaro fresco”. O cuando me leías “Corazón” y viajábamos a la Lombardía, emocionados por el valor de aquel pequeño vigía. Llorábamos con Platero, nos reíamos a carcajadas con Juvenilla y aquel “robo” de membrillos en la quinta de los vascos. Viajábamos con Andersen con la Sirenita o nos helábamos juntos con la Vendedora de Fósforos.

También vivimos todo el mundo sobrenatural de los espíritus, fantasmas y aparecidos, tal vez para escaparnos de ese “mundo real”, que a veces nos era tan duro.

En las noches de verano estrelladas de nuestro Sur, que tiempo después he podido comprobar que se ven muchas más estrellas que en el Norte, dibujábamos la forma de las constelaciones. La preferidas mías eran y siguen siendo, la Cruz del Sur, que ahora sólo la puedo ver con el corazón, la Siete Cabritas, o las Pléyades, y el magnífico gigante de los cielos, Orión, con sus perros siempre alertas para proteger el firmamento. Cómo olvidarme de aquellas heladas noches de junio, para San Juan, que salíamos al fondo tiritando para ver si florecía la higuera, muertos de miedo porque dice la tradición que la higuera florece en la noche de San Juan, pero los que ven su misteriosa flor, quedan locos. Parece que nunca la vimos, o tal vez sí y no nos damos cuenta, porque ya sabemos que el loco nunca dice que está loco.

Quiero decirte que en esa breve década que compartimos todos esos sueños, quedó en mi gravada a fuego, que a pesar de “disfrazarme” de hombre adulto, serio y correcto, debajo de la piel, sigue viviendo el niño aquel que soñaba junto a su hermana, mundos e historias, que en ningún momento he renunciado a lograrlas.

Hoy la física cuántica nos da algo la razón, así que si vimos la flor de la higuera, tal vez nos llevó por el camino correcto.

Hermana querida, Negra linda, Tonia, Moña, mi abrazo, mi cariño y mi amor para vos en este día, para que lo disfrutes y te sientas feliz y que sepas que seguimos soñando.

Por acá te desean mucha felicidad, Elisabet, tu sobrina Natàlia, Iker, y Naia tu sobrina nieta y por supuesto tu hermano chiquito que te quiere mucho.

Besote, Fernando.

Va una foto que encontré, a mi se me reconoce solamente por el lunar en la muñeca izquierda, que todavía lo llevo, creo que fue en mi cumpleaños de 1 año, así que vos tenías 11.

DSC_2481

2 pensamientos en “Carta a mi hermana con motivo de su 70 aniversario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s