Acerca de fernandogalban

Escribir la vida, a partir de sentimientos y pensamientos.

Nubes pasajeras es la tarde.

Lenta, sin prisa, en silencio la tarde se fue nublando. Tal como lo hace siempre en verano. El sol ahora es una pequeña moneda de plata. Una estrella brillante tras las nubes.

Me senté en una de las piedras de la escollera de levante, aun tibia de tanto sol acumulado. Dejé que la fresca marinada despeinara mis pensamientos, enredados tal vez en mi pelo. Al verlos volar, me di cuenta que el tiempo se iba disolviendo.

Así, igual que cuando miras un dibujo o un cuadro pintado con los sentimientos, donde eres capaz de ser parte del momento, vi a la mar desaparecer tras un horizonte de sueños. Estáticos se difuminaban por el navegar lento barcos haciendo equilibrio sobre la perfecta línea del horizonte, intentando no caer en el misterioso mundo de los sueños. ¿Qué puertos han dejado? ¿qué puertos esperan su cargamento? ¡Ay! la mar siempre con sus secretos.

Del lado seguro del puerto, escollera adentro, veía y saludaba a los marineros. Preparaban sus barcas de luz para esta noche ir mar adentro. Comprobaban los motores, las caóticas redes, las potentes luces de las pequeñas embarcaciones que serán las encargadas de engañar sardinas y boquerones para ser pescadas. Incautos peces que seguro piensan que las luces son la luna que los llama y les quiere enseñar su redondo cuerpo.

Con los movimientos del caballo de ajedrez, voy saltando por los mundos del espacio tiempo.

Del otro lado de la escollera, la playa del faro se va durmiendo. Escucho risas y voces que se mezclan con el viento, seres que se deleitan y juegan con la mar tranquila y fresca.

La marinada me trae perfumes de mar mezclado con el de las heroicas hierbas que crecen insoladas entre las rocas de la escollera.

El cielo ya se vuelve enteramente gris, tal vez nos visite la lluvia. Las gaviotas, en grupos, flotan sobre las aguas como una nave alada.

La tarde va pasando plácida, lenta atrapada en el espeso aire húmedo y cálido del verano mediterráneo. Mi pelo está más liviano, sin pensamientos enredados. Todos volaron mar adentro. Yo, sigo sentado en la escollera, tal vez soy pincelada de un cuadro que alguien dibuja y pinta con los sentimientos.

 

Una tarde de verano del mes de julio, luna menguando, en la escollera de levante del puerto de Vilanova i la Geltrú.

Poesía: verso, di-verso, uni-verso, multi-verso.

Perfume que trae el aire

eres aire o sólo perfume?

sueños de la mar y la noche

pensamientos volando

espacio blando derritiéndose

materia que viene del sueño

tiempo sin camino

espacio plano,

perfume en el aire

materia creada

sueños que son pensamiento.

Realidad o sueño?

sueño dentro del sueño

luz atrapada en formas

perfume que navega en el viento,

caminos de la mente

surcando el espacio – tiempo,

nave del amor

creando universos,

o tal vez multiversos

es igual, todo es una sinfonía de versos,

el universo que vemos

es sólo una poesía

versos de amor y sentimientos

palabras que son pensamientos,

notas de música al viento.

Quiero crear contigo los multiversos

con versos surgidos de cada universo

asegurando que estos sean diversos,

por eso el perfume se disuelve en el aire

llenando la mar y las noches

de espacios y tiempos

sentimientos de amor que es alegría

creando la materia viva

de este universo.

A partir del amor surge el perfume

el perfume crea un pensamiento

amor que es luz alumbrando sombra

luz disfrazada de aroma

palabras empaquetadas en un verso.

 

Sant Pere 2018 reflexiones con el influjo de la Luna Llena.

Sant Joan

Antes de llegar la noche y verterse las estrellas del cielo por las calles, antes de marchar el sol a otro día, antes de sentir el amor envolvente, enciendo mi hoguera.

Los árboles de las plazas hacen llover sol en sus flores amarillas.

Cielos de nubes despeinadas después de tanto amor en la noche de la magia.

Silencio fresco de las cristalinas aguas, bálsamo de cuerpos que arden de amor en la noche mágica.

Risas, llantos, soledades compartidas, disolviéndose bajo las estrellas que llenan de vida esta noche mágica.

Luna creciendo en el Sant Joan 2018.

Tarde plácida.

En el puerto, junto a la mar
la tarde transcurre blanda
luces que danzan
se reflejan en las barcas,
las flores de las pitas
miran la mar y las montañas,
las gaviotas se mecen
en las tranquilas aguas
los peces se llenan de luz
en turquesas aguas.
Así cuando todo es calma
el aire trae susurros
que si el corazón escucha
se pueden convertir en palabras,
dibujos o pinceladas
para sentir el amor
que deja la tarde blanda.
 
Segundo día de la Luna Nueva de junio de 2018, dejándome llevar por el puerto de Vilanova i la Geltrú.

El sol

Destacado

Cada día vuelas más alto en mi horizonte calmo

te despierta el mirlo con su canto en lo oscuro del alba

silencio de la curiosa paz de la madrugada.

Desde mi retazo de tierra, pequeña ventana

te veo trepar el cielo cada mañana

subes siempre ahora, sin “hubiera” ni “pudiera”

así haces que ocurra la vida redonda, girando,

cuando descansas nos dejas tu sueño,

que es un infinito cielo estrellado bañado de luna.

Verte hablar con los pinos que crecen inclinados

vencidos por la insistente marinada.

Llenas de luz la costa Norte de la Mar Mediterrània

derramas los colores en mi paleta de pintor

que resulta son palabras y mi pincel es un lápiz

volcando palabras en una hoja blanca

de espuma de olas que llegan a la playa.

Al color y la luz le pones sonidos de trinos y cantos

mas perfumes de algas, romeros, retamas, tomillos, lavandas.

Mezclas el sonido de las olas con voces y risas de niños

que hacen castillos con la arena bien mojada.

La mar es tu espejo gigante donde peinas tu pelo de luz

llenas todo con tus rayos, incluso iluminas

 

la oscura sombra interna de la higuera achaparrada

llenas el bosque de la pineda cercana de tenue luz

con cantos de chicharras y ulular de torcazas

bañado en el intenso perfume de la pinaza.

La mar

Inmensamente bella, la mar

vestida de azul turquesa

vaporosos volados blancos

collar de caracolas y algas

perfume de salitre y lejanía

caricia de las aguas,

cofre que guardas los secretos

insondables de las almas,

susurro de amor guardado

en las caracolas nacaradas.

En tu corazón guardas las olas

que besan y acarician mi playa.

¿Qué rumbo llevará el velero

volando sobre tus aguas?

Seguro que lleva el del viento

que eriza tu superficie calma.

Estallas la ola en las rocas

las vistes de espuma blanca,

miles de gotitas mojan mi cara

placer de sentir el fresco

viajero de las profundidades

guardianas de ruinas encantadas.

Peinas sirenas de aletas verdes

cabellos de algas doradas

tersos pechos que brillan

en lechosas playas lejanas,

seres de las grandes aguas

sabedoras de secretos

que los abismos guardan,

diosas de la mar

siempre me hablan.

Ay la mar con su vestido azul

de vaporosos volados blancos

abrazas mi alma.