El sol

Destacado

Cada día vuelas más alto en mi horizonte calmo

te despierta el mirlo con su canto en lo oscuro del alba

silencio de la curiosa paz de la madrugada.

Desde mi retazo de tierra, pequeña ventana

te veo trepar el cielo cada mañana

subes siempre ahora, sin “hubiera” ni “pudiera”

así haces que ocurra la vida redonda, girando,

cuando descansas nos dejas tu sueño,

que es un infinito cielo estrellado bañado de luna.

Verte hablar con los pinos que crecen inclinados

vencidos por la insistente marinada.

Llenas de luz la costa Norte de la Mar Mediterrània

derramas los colores en mi paleta de pintor

que resulta son palabras y mi pincel es un lápiz

volcando palabras en una hoja blanca

de espuma de olas que llegan a la playa.

Al color y la luz le pones sonidos de trinos y cantos

mas perfumes de algas, romeros, retamas, tomillos, lavandas.

Mezclas el sonido de las olas con voces y risas de niños

que hacen castillos con la arena bien mojada.

La mar es tu espejo gigante donde peinas tu pelo de luz

llenas todo con tus rayos, incluso iluminas

 

la oscura sombra interna de la higuera achaparrada

llenas el bosque de la pineda cercana de tenue luz

con cantos de chicharras y ulular de torcazas

bañado en el intenso perfume de la pinaza.

Una història de pirates, pescadors i aigua dolça a la mar.

De la història de com en Pere, un pescador de Sa Llacuna va salvar la vida.

Als segles XVII i XVIII, la costa catalana i en especial la del Garraf, era sovintejada per vaixells de pirates sarraïns.

Les poblacions de la costa, que eren molt pobres, eren les que patien més aquest atacs. Les riqueses hi eren en poques mans i aquest s’asseguraven que estiguessin en lloc ben guardats, per exemple dins dels castells, fortificats i armats. Els pirates no s’atrevien a arremetre contra els castells.

Per aquest motiu no buscaven ni or ni plata ni joies, que també, buscaven als habitants del pobles de la costa. Atacaven amb traïdoria matant o ferint de gravetat als pobladors, però el que més els interessava era fer presoners. Aquest pobres desgraciats eren portats a la costa nord africana per ser venuts als mercats d’esclaus.

El seu “negoci” era fer presoners per vendre’ls.

Succeïa a vegades que els pobladors de la costa ajudats per les guarnicions dels castells, improvisaven “fortificacions” o defenses per repel·lir l’atac dels pirates. Quan passava això, els pirates es mantenien a la mar i buscaven objectius més “senzills” i menys costosos en vides per a ells: atacaven les petites barques de pesca que no havien pogut arribar a temps a la costa.

Això li va passar a en Pere, un pescador de palangre de Sa Llacuna, nom que tenia el poblat de mar i que actualment és el barri Marítim de Vilanova i la Geltrú. Els pirates amb un vaixell ràpid i ben armat no els hi va costar gaire enfonsar la barca d’en Pere i a ell fer-ho presoner.

Un cop a bord, ben lligat de peus i mans el van amuntegar junt amb 4 o 5 pescadors més que havien agafat per les costes de Tarragona.

En Pere se sentia completament desolat i abatut perquè sabia ben bé el destí que li esperava. Seria venut com esclau i portat molt, molt lluny de casa seva a la que no tornaria mai més.

Però ves per on als maleits pirates, se’ls acabà l’aigua dolça. Quan passava això tenien que apropar-se a la costa, enviar a terra uns quants homes amb les botes i omplir-les d’aigua dolça. Però al llarg de la costa els pobladors s’havien armat i els estaven esperant, amb el reforç del soldats enviats del Castell de la Geltrú. Fer-se a la mar sense aigua era una temeritat que ni tan sòl un ferotge pirata es podia permetre. Van passar dos dies i no s’animaven a trepitjar la costa ja que els pobladors els esperaven enfurismats.

La decisió del capitost va ser degollar als presoners i llençar-los a la mar, així no tenien que “compartir” l’escassa aigua que tenien amb el “botí”.

Aleshores en Pere els hi va dir de fer un tracte. Els pirates van esclatar en risses. Però van callar quan en Pere va dir-lis que ell podia donar-lis aigua dolça sense tenir que anar a terra. Això sí a canvi tendrien que alliberar-los a tots els pescadors presoners. Primer als que ja tenien i un cop tinguessin l’aigua a ell mateix. Davant la sed i les males perspectives, els pirates van accedir al tracte proposat per en Pere.

En Pere els fa navegar direcció Barcelona, en arribar-hi a la platja de Miralpeix, va fer alliberar als pescadors tarragonins presoners que ni be van veure poca fondària es van llançar a l’aigua per guanyar la costa nedant lo més ràpid possible.

En Pere era sabedor que un cop passat el Castell de Sitges sorgia a la mar un dels afluents de la Falconera, un riu subterrani que travessava tot el Massís del Garraf i que algunes històries contaven que naixia a la mateixa muntanya de Montserrat. Això si que ni tan sols avui ho sabem, però és cert que la Falconera es va nodrint de les aigües que van filtrant les poroses pedres càrstiques del Massís del Garraf, formant un riu subterrani que aboca les seves aigües dolces a mar. Un indret ple de màgia i misteri, d’històries de dracs i sirenes.

En Pere els portava al Aiguadolç, avui dia nom del petit port de Sitges.

En arribar al lloc on la corrent de la Falconera encara no s’havia barrejat amb la salobre mar, en Pere li diu als pirates que arrien vela i que llancin galledes lligades amb caps i recullin aigua dolça.

La incredulitat i estupor del pirates no tenia límit. En provar l’aigua de la primera galleda i veure que era completament dolça no s’ho podien creure.

Un cop plenes les botes d’aigua, els pirates van complir la seva paraula, però no volien apropar-se massa a la costa perquè es podien trobar a tir del canó de Santa Tecla del baluard de Sitges, que vigilant els guaitava, així que van obligar a en Pere a saltar a uns 50 metres de la platja. Sort que en Pere era un bon nadador i no li va costar gaire arribar-hi a terra ferme. Un cop a terra va començar feliç i content d’haver-hi salvat la vida, la caminada cap a Sa Llacuna, casa seva.

Aquesta nit a la vora d’un bon foc, amb un porró de vi i unes grosses sardines a la brasa explicaria amb luxes de detalls la seva història. El que no sabia ell era que els nens que l’escoltaven la història, van prendre bona nota del relat i un cop ja grans l’explicaven als seus nets i aquest als seus, fins arribar a en Francesc Roig i Toqués, últim mestre d’aixa, ensinistrador de la popular Carpa Juanita, que aquest me la va explicar a mi.

FESTIVAL DE WESAK 2021

FELIZ WESAK 2021 – LUNA LLENA DE TAURO

27 DE ABRIL DE 2021

Hoy celebraremos el Festival de Wesak. Para nuestros hermanos budistas, es el día que se conmemoran los dos nacimientos de Siddhārtha Gautama.

El primero como ser humano. El segundo nacimiento como ser iluminado ascendiendo al estado de consciencia del SER universal como el BUDA.

Celebrada la Pascua durante la Luna Llena de Aries, donde nos impregnamos de las enseñanzas de Jesús el CRISTO con su mensaje de AMOR INCONDICIONAL: “YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA”

Hoy cada uno desde nuestros lugares, emitiremos una plegaria enfocada en la FRATERNIDAD, la PAZ, la COOPERACIÓN, la AYUDA MUTUA. Todas estas “energías” unidas y cohesionadas por el AMOR INCONDICIONAL.

Los/as que así lo sientan, podemos unirnos en esta Plegaria a través de la Gran Invocación. Un mantra que nos une a toda la humanidad más allá de razas y credos religiosos o políticos.

Aprovecharemos la extraordinaria energía del plenilunio para que esta Invocación nos conecte a todos los SERES HUMANOS en la frecuencia del AMOR INCONDICIONAL, llenándonos de PAZ, ALEGRÍA y ABUNDANCIA

RECIBAMOS CON EL CORAZÓN ABIERTO LAS BENDICIONES QUE NOS ENVÍAN EL BUDA Y EL CRISTO.

Sintamos nuestros cuerpos a través de la respiración, enviemos un deseo al Universo: “QUE TODOS LOS SERES DE TODOS LOS MUNDOS SEAN FELICES”

Fraterno abrazo, Grupo de Servidores del Mundo

Sonrisa de primavera

Con la luna creciente veo tu sonrisa de primavera

tu mano sobre la mia, tus labios sobre los míos

tu pelo volando en la brisa de primavera

cosquillas en la oreja, susurros de sonrisas

miradas que son palabras hechas primavera

latidos del corazón manos que se enredan

sentir tu piel, tus caderas, latiendo en silencio

suspirando sonrisa de luna creciente, boca de primavera.

Palabras que acarician

Sólo puedo acariciarte con palabras

Escribirlas, susurrarlas

Convertirlas en aire, tierra, fuego, agua

El viento te envolverá la cara

Las flores perfumarán tu alma 

El sol hará brillar tu mirada

La mar te envolverá con sus aguas

Sólo son palabras, escritas, susurradas

Hechas manos para poder acariciarte

Envolverte de palabras

Hechas aire, tierra, fuego, agua.

Las luciérnagas y el caminante nocturno.

De regreso a casa, el caminante tomó el camino que bordea la enorme laguna. La noche ya había cubierto los caminos con su manto negro, más que negro, hacía ya un buen rato.

Tiempo le costó adaptar las pupilas para poder ver la orilla del camino de tierra y piedras. Las malezas irreconocibles eran una mancha renegrida en esa noche sin luna. Mojones vegetales marcando el camino.

Sumido en el pensamiento de llegar pronto a casa aprovechó a disfrutar del perfume a campo que desprendía la noche. Olor a pradera, tan especial e inconfundible envuelto en el aire fresco y húmedo que indicaba la proximidad de la laguna, la cual era sólo una gran planicie oscura.

De pronto, absorto en la marcha, fue como si del cielo hubiera caído una galaxia con todas sus estrellas. El trozo de noche quedó iluminado por centenares de luciérnagas que como él caminaban la gran oscuridad.

Como él las miró con el corazón, las luciérnagas, no dudaron en responderle.

-¿A dónde van pequeñas lucecitas en esta noche tan negra? 

-Vamos al pajonal de la laguna. Pondremos huevos y en unos pocos días nuestras larvas tendrán abundante comida en caracoles y babosas. ¿Y tú caminante, a dónde vas en esta noche tan negra?

-Regreso a mi casa, que está pasando la curva de la laguna, después de haber hecho un largo viaje. El ómnibus me dejó en la ruta y después de atravesar la tranquera hay un par de leguas hasta llegar a casa por este camino. Me quedo muy contento de verlas, de dónde vengo ya no hay luciérnagas.

-Qué pena, ¿y cómo hace la gente para vivir lindos sueños? ¿O no sabes que la luz es la que crea lo que estás viendo?

-No lo sabía. ¿cómo es posible eso?

-Es que todo está en la luz, todo lo que ves lo creaste tú con la luz que de tus ojos va a tu corazón. Nosotras estamos aquí porque nos creaste con un pensamiento y ahora nuestra luz va a tu corazón. Tú venías caminando en una noche sin luna, querías ver algo más del camino y aparecimos nosotras que con nuestra luz te dejamos ver hasta la laguna. 

Puedes pensar y sentir las cosas que quieras que la luz las hará aparecer ante tus ojos y te encontrarás en el ambiente que has pensado.

Por eso caminante ten presente siempre lo que sientes y piensas porque la luz obedece a ciegas lo que tú quieres que se haga.

El camino, la laguna, el pajonal, la noche negra, nosotras, las nubes, las estrellas, tu cuerpo y tu corazón están hechos de luz igual que la más humilde de las luciérnagas.

El caminante empezó a ver la luz de su casa que lo esperaba contenta. 

Un claro en el monte, isla sin agua.

El viento del Sur, vigoroso y frío, había estado soplando toda la noche en aquella primavera austral.  Silbido de boleadoras de guerra y llantos de almas perdidas en la interminable pradera traía el Pampero al colarse por las rendijas de puertas y ventanas.

Sería un buen día de sol primaveral. El Pampero mantendría todo conato de nubes bien alejado. El cielo compartiría con el sol y el viento el azul más maravilloso jamás pensado. Profundo, intenso, uniforme, como un gran mantel que oculta debajo las migajas brillantes de las estrellas.

Con esta maravilla de cielo y sol no tuve ninguna duda que era una excelente mañana para ir a visitar el monte y su río.

Después de llegar al final de la calle empedrada del pueblo que acababa con el inicio del campo, emprendí el camino marcado por los carros rumbo al río.

Desde el inicio del camino bien trazado por dos huellas profundas, el río, Guazubirá, no se veía de lo bien protegido que estaba por la ancha cinta de verde intenso del monte indígena. El nombre, Guazubirá, se lo habían puesto mis hermanos emplumados por la gran cantidad de estos ciervos que vivian en la protección del monte. Pocos quedaban ahora a pesar de estar extinguidos pumas y jaguares. 

El trozo de campo desde el final de la calle hasta el comienzo del monte no era más de 500 metros. Pradera natural con algún tacurú enorme cubierto de hierba, ciudad populosa de hormigas coloradas en su interior.

Sin darme cuenta las primeras arueras me recibian a la entrada del monte, “buenas noches señora aruera”, cumplía con el ritual saludo al revés(*), no fuera cosa que se enfadaran. Poco más allá ya comenzaba la tupida maraña del monte indígena.  Estaba en territorio del Caiporá y la magia de mis hermanos emplumados.

Me puse a buscar uno de los corredores hechos por los carpinchos en su camino al río. Era la única forma de llegar a la orilla del río sin sufrir daños por la espinosa vegetación.

Los pasadizos no llegaban a superar el metro de alto núnca, por lo que había que caminar agachado, casi en cuclillas. Con el pretexto de descansar un rato, me sentaba, si estaba seco el camino, o me quedaba en cuclillas a charlar con el monte.

El viento era ya un susurro que pasaba entre coronillas, espinillos, arrayanes o quebrachos. Siempre había cerca un plumerillo rojo intenso del zucará resplandeciendo en la oscuridad del monte. 

Me contaron que la familia de carpinchos había crecido. Doña carpincho había parido a tres magníficos cachorros. Las flores del zucará no sabían cómo hacer para esconderse de los pequeños cachorros para no ser devoradas. Todos sabemos que a los carpinchos les encantan las flores. Doña coronilla con su fornida madera bien torneada y sus más de 300 años escapados de la letal hacha, me comentó que estaba enfadada con los aperiás. Durante la noche parece ser que se comieron un montón de brotes tiernos de sus ramas. Pero bueno es parte de la vida del vecindario en el bosque indígena.

Avanzando por el túnel de vida, escuchaba entre el murmullo del viento el canto nostálgico del sabiá. Traía una pena antigua, como de paraíso perdido. Voces de niños jugando en el monte. Intentando encontrar plumas de ñacurutú (lechuza) o de apakani (águila), para darle estabilidad a las flechas hechas con las resistentes tacuaras. Voces y almas que han quedado para siempre jugando, cantando, amando el bosque y la libertad de las praderas. Amor que renace en cada brote, en cada canto, en cada flor, en el susurro del viento, en el murmullo del agua.

Todavía faltaba para llegar al río cuando el túnel de los ingenieros carpinchos me hizo salir a un magnífico claro en el monte. De unos diez metros de diámetro, era una plataforma verde conectada con el intenso azul del cielo. Un cilindro de árboles hacia el infinito.

La tentación era muy grande, irresistible, tener delante de mí aquella alfombra verde, mullida y húmeda. Me estiré, brazos y piernas bien abiertos dispuestos a abrazar el cielo infinito.

Sintiendo todo mi cuerpo sostenido por la sy yvy (Madre Tierra). Cerré los ojos, inspiré profundamente los perfumes del bosque, giré las manos para que las palmas acariciaran la verde hierba. En ese instante mi cuerpo y mi alma se fundieron con la tierra. Sentía sus latidos, me acariciaba la hierba fresca y la brisa de primavera. Llenaba mis pulmones con perfumes de carquejas y marcelas, el intenso olor a vida de los sauces, ceibos, arrayanes del bosque. Abejas y mangangá pasaban zumbando en busca de flores. Las infatigables hormigas transportaban sus pesadas cargas de trozos de hojas rumbo al hormiguero. Actividad intensa entre los pastos frescos del claro.

Al abrir los ojos y entrar en el cielo azul, un águila mora flotaba sobre el aire. Volaba en círculos mirando si doña yarará cuzú había acabado su sueño invernal y salía aletargada a calentar sus dos metros de sangre fría con el sol de primavera. 

Sentí mi cuerpo uno con la tierra, mi corazón fundido en el aire, mi sangre, la savia del monte.

Los sonidos cesaron porque yo era el sonido. Los relojes desaparecieron en la luz y el tiempo dejó de existir. Sólo el bosque, sólo la vida y la eternidad viajaban sin espacio en el lemniscata.

Por un instante, me pareció ver a mis hermanos emplumados formando un círculo, viajando en el lemniscata dorado mientras creaban mundos con el humo del tabaco sagrado.

Los claros del monte indígena están llenos de magia, ya me lo habían dicho las hormigas negras pero hasta que no me estiré en el claro, no supe que yo también era magia. 

Che py’a oñua

(*)- Tanto la aruera como la aruera dura, puede provocar alergias severas con el solo hecho de permancer un tiempo bajo su sombra, y aún cuando no se entre en contacto directo con ellas. Esta reacción es provocada por una resina volátil que se desprende de la planta en época de grandes calores. Algunas personas pueden quedar sensibilizadas por algún tiempo, pero a otras las afectas de forma permanente.

Con ánimos de evitar las reacciones alérgicas que puede provocar, entre la gente del campo, existe la costumbre de saludar a la aruera al revés cuando se pasa por enfrente. Por la mañana se la saluda con un «buenas tardes» o «buenas noches», y por la tarde con un «buenos días» o «buenas noches».

La promesa

Samsara: ciclo del nacimiento, vida, muerte y reencarnación.

“¿Cómo impedir que una gota de agua se seque?

– Arrojándola al mar”

Extraido del Film Samsara

LA PROMESA

Has cumplido la promesa

De vernos por primavera

Tu sonrisa es luna creciente

Tu pelo brisa fresca

Tus labios sabor de madreselvas

Tu piel pétalos de almendras

Tu voz trinos en la alameda

Tu mirada una mañana fresca

Tus manos nubes acariciando el cielo.

Aquella promesa te hizo eterna

Nos volvemos a ver en cada primavera.

La tenue luz de las estrellas

A la pequeña Núria a sus diez años de edad le agradaba mucho mirar el cielo nocturno de septentrión. En las noches frías de enero cuando volvía a su casa con su madre, de realizar algún recado, o una visita, le fascinaba ver el paisaje de miles de lucesitas enganchadas en el cielo. Bueno de vez en cuando alguna se caía. Era tan rápido que ni tiempo daba en formular el famoso deseo que había que pedir.

Lo que no sabía Núria era que si miraba fijamente por un rato una de esas lucesitas, podía “ver”, o mejor “sentir” imágenes y sensaciones que ocurrían en lugares remotos y jamás soñados.

Así fue que aquella noche de invierno boreal con el cielo inmaculadamente despejado, Núria miró fijamente una estrella que titilaba o mejor dicho tiritaba de frío, que estaba un poco por debajo del cinturón del gigante Orión.

Seguramente nunca supo porqué empezó a sentir una brisa marina con profundo perfume a mar. Lo sorprendente era que la calle por la que iba, su casa y su pueblo estaban a muchos quilómetros de la mar.

Con la tenue luz de aquella estrella, había comenzado a ver escenas que la luz estaba viendo al otro lado del mundo.

En el Sur del Sur, en la Tierra de los Pájaros Pintados, un grupo de muchachitos se acercaban al faro de la Paloma, en el Cabo de Santa María a pescar pejerrey “a la encandilada”. Pertrechados para la ocasión con un gran calderín, para atrapar los escurridizos pejerreyes y un farol a mantilla, marchaban contentos a instalarse en un lugar protegido de las rocas del faro. Pensaban, ya bien entrada la noche asar los peces pescados con un buen fuego en la solitaria noche del verano austral.

Metidos en el agua del océano hasta la cintura, dos sujetaban el gran calderín suficientemente sumergido y el tercero sostenía el farol, con la parte luminosa semi cubierta, intentando alumbrar el lejano horizonte. Imprescindible era evitar que una ola acallara la luz del farol con mantilla incandescente alimentado de queroseno.

Después de no mucha espera, el calderín fue levantado con 6 o 7 pejerreyes bien grandes y gorditos. Ya era suficiente par una deliciosa cena junto al fuego.

Mientras se dirigían hacia las rocas donde tenían la ropa seca constataron que la noche sería muy oscura, negra. Era Luna Nueva y habían visto desaparecer en los campos lejanos el finísimo aro de luz brillante.

El faro hacía ya un buen rato que disparaba ases de luz que el oscuro océano tragaba con ansias. Al llegar a la parte más alta de las rocas se dieron cuenta que no necesitaban del farol ni la linterna para encontrar dónde estaba la ropa.

Todo sucedió en un instante de eternidad.

Algo les sumergió en un silencio poblado de sonidos como si estuvieras en un cuarto insonorizado y escuchas el latir de tu corazón.

La mar con sus cientos de olas rompiendo al unísono generaba un murmullo que envolvía en calma todo el aire. Se detuvieron, quedaron los tres muchachitos como enganchados a la gruesa arena del faro. Fue como si una gigantesca varita mágica los hubiera convertido en estatuas blandas, llenas de asombro.

Hasta donde les daba la vista, todo, absolutamente todo estaba iluminado por una luz tenue, azul plateada. Se derramaba por los médanos, las rocas, la playa, hasta se podía ver el horizonte de cielo y mar. Algún avezado experto la habría catalogado de “luz fría”. Todo lo contrario, era envolvente y fresca llena de perfumes de mar, pineda y campo. Aliada de la brisa marina tan agradable en los veranos australes.

Millones de estrellas, cúmulos y galaxias componentes de la Vía Láctea derramaban su leche azul plateada, iluminando todo, llenando todo de magia, de misterio infinito.

Uno de los muchachos miró al cielo, vio el gran espectáculo, se sintió observado, como si una de las estrellas le estuviera mostrando a Núria, que estaba al otro lado del mundo, una escena de unos muchachitos pescando.

Al ver el espectáculo su alma, la del muchacho, se sintió enorme, infinita y eterna. Supo que eran las estrellas y su luz, también las ínfimas noctilucas que juntas llenaban de luz la espuma de las olas cuando estallaban en las rocas o en la playa, también era la luz de las luciérnagas volando por el campo, las que lo iluminaban todo, hasta las almas.

Como todo era tan tierno y mágico no le dio importancia cuando la estrella brillante que está arriba del cinturón del gigante Orión le envió la sonrisa de una niña asombrada. Núria pensaba que soñaba despierta con un mundo que se iluminaba con las estrellas, las luciérnagas y la espuma de las olas del agua.

El faro solitario lanzaba destellos desesperado, no sabía que aquella noche las estrellas no dejarían encallar ningún barco.

Para todas las almas que son niños/as, y sepan que los sueños de estrellas en algún lugar son auténticas realidades.

Siempre mira las estrellas, verás como te hablan. Sólo tienes que escucharlas.

Latidos de sueños

Corazón que lates en los sueños

Te imagino y veo latiendo en labios frescos

En manos recorriendo cuerpos

Geografía de latidos escapando del sueño

Corazones fundidos en la alegría del encuentro

Vuelvo al sueño mi corazón sigue latiendo

Sigo eligiendo fundirnos en el beso

Recorrernos el cuerpo, salirnos del tiempo

Ritmo de corazones latiendo creando todo un universo

Dame tu mano compañera del viento

Volvemos juntos en latidos para crear un universo

Vivamos el mismo sueño. 

oznor