Atardecer con Luna Llena

He pasado un atardecer sentado en las rocas de los acantilados mirando la mar.

Parecía extraño tener el sol a la espalda. Sentir el frescor de la piedra amoldándose a mi cuerpo, envolviéndome.

Me di cuenta que no iba a ver una puesta de sol, sino que iba a ver un amanecer de Luna Llena.

El sol en su camino de luz pronto nos dejaría su manta de estrellas. Sus  rayos despiden la tarde pintando en dorado las rocas más altas del acantilado.

Frente a mi la inmensa, profunda y líquida mar, llena de seres, de sueños navegando que buscan una playa en donde varar.

El cielo empieza a pintar todo de azul cobalto luminoso. Comparte su luz con las rocas, la mar, las gaviotas.

La fresca marinada acuesta sobre la roca los tercos romeros que crecen achaparrados sólo por ver la mar cada día.

Mientras el manto azul va avanzando cielo, detrás del espeso colchón de niebla que borra el horizonte, amanece radiante y luminosa la blanca Luna Llena.

Sube, no se por qué viento es impulsada. Marca un puente de luz sobre las aguas que estalla en olas sobre rocas y playas.

Desde mi pequeña atalaya, escucho la mar estrellando luz en la roca, escucho el chillar de las golondrinas apurando la tarde.

Entonces el tiempo se para. El aire se perfuma de mar, pinos, romeros, lavandas.

Sientes presencias, recuerdas ausencias, la Tierra sigue girando.

Pronto la noche será de las estrellas y de esa luz fresca y blanca. La mar brillará misteriosa, las rocas resaltarán entre negro y plata.

Mi corazón es la roca ahora cálida y blanda, es la mar espejo rugoso de plata, es el aire perfumando el cielo estrellado, soy todas las cosas, golondrina, murciélago, ballena, cielo. También espíritu y alma.

Vilanova i la Geltrú, Luna Llena de junio del 2017.

También Luna Llena de Géminis o de la Buena Voluntad.

Wesak y la luna llena de Mayo

Anoche al mirar el cielo despejado de Mayo, el espectáculo de ver a Júpiter intentar brillar más que la luna, era maravilloso.

Hacia el Norte, el Carro de la Osa Mayor resplandecía. Estática en el Norte, viendo como giraban a su alrededor estrellas, constelaciones, nebulosas y planetas, Polaris contemplaba titilante el espectáculo.

El miércoles 10, será la luna llena de Mayo, millones de personas celebran lo que denominan el Festival de Wesak.

Nos dicen que en el plenilunio de Tauro, es cuando las energías del Buda se derraman sobre la Tierra utilizando la brillante y clara luz de la luna.

Son energías de intensa paz, de alegría compasiva, que nos ayuda a “ver” el camino en la Tierra. El camino personal y colectivo, el saber que somos UNA y DIVERSA humanidad.

Es el momento de sentir profundo Amor hacia nosotros mismos y a través de ese Amor crear infinitos lazos de colaboración, entendimiento, ayuda y compasión con todos los seres, sabiéndonos unidos por la fuerza amorosa que surge de cada uno de nuestros corazones.

Si el miércoles podemos mirar la luna en el cielo por un instante, dejemos que los rayos de luz inunden nuestros corazones, sintamos cómo laten conjuntamente con otros corazones en un gran y apretado abrazo cósmico.

Si por cualquier razón no podemos dejar que la luz de la luna bañe nuestros cuerpos, sólo tenemos que enfocar nuestras mentes en saber que estamos recibiendo una intensa energía amorosa igual que recibimos cada día millones de rayos cósmicos. Es simplemente abrir la puerta de nuestras mentes de par en par para que la energía búdica del amor, la compasión y la paz inunden nuestras almas y hagan flotar nuestros espíritus en el infinito e inmortal universo del AMOR.

Un buen momento para recordarnos que estamos aquí con el objetivo de SER FELICES.

Les invito a todos a encontrarnos el miércoles en el cielo mirando la luna o mientras realizamos nuestras tareas diarias en la cómplice sonrisa de alegría que de pronto nos llega y no sabemos muy bien el porqué. Seguro que cuando nos ocurra esto, sabremos que nuestro corazón se está llenando de energía pura de AMOR.

Desde ya un enorme abrazo cósmico.

La luna en la penumbra

En el inmenso juego de las esferas

la brillante luna llena entró.

Febrero frío y nevado la contempla.

Surge vestida de dama blanca

envolviendo con sus hilos de plata

mares, montes, praderas y amores.

Quiso en vano ocultar el amor a su amado,

y en la penumbrosa sombra entró,

más sólo una sonrisa despertó

al quedar su cara tiznada por tenue sombra,

que su amor lleno de luz no ocultó.

 

Luna llena de febrero de 2017 en septentrión con eclipse penumbral.

Esperando la luna llena

IMG_0927La nube intenta celosa atrapar la luz de la luna.

No sabe que ella es agua suspendida en el aire.


IMG_0928 IMG_0931Intenta vestirla con velos vaporosos y negros

Pero no sabe que se volarán con el viento.
IMG_0932

Es que el viento quiere verla desnuda,

sentir su redondez brillante, llena de luz. IMG_0939 Así surge triunfante para hablar con el viento

que es como un corazón lunático esparciendo la luz.IMG_0935 Dedicado a todos/as los/as lunáticos que esta próxima noche, del 19 al 20 de julio de 2016, hablaremos con la luna llena y contaremos y escucharemos historias y relatos, tal vez hasta algún susurro de amor.IMG_0936 IMG_0943 IMG_0940