Sentidos, sentimientos, amor.

Los sentidos son puentes a las emociones. Sentimientos luego, que brotan del alma.

Una melodía lejana, unas risas, el rumor de las olas, oír la cascada, el susurro del viento en las agujas de los pinos, el estruendo del rayo en la tormenta desatada. Sonidos que me hacen sentir nostalgia.

Ver un cielo gris encapotado, un barco navegando en la distancia, un camino borrado por la niebla, un llanto, ver adoquines mojados. Son imágenes que me hacen sentir tristeza melancólica, cercana y lejana.

Oler en una mañana el pan recién horneado, el café caliente y la leche derramada, el perfume de gardenias inundando una calle, las flores de madreselvas y cuando empieza la lluvia, el perfume de tierra mojada, el delicioso olor a estofado. Perfumes u olores que me llenan de paz, de alegría en calma.

El sabor del chocolate negro, el del pan mojado en una salsa, el sabor de las algas, de los ñoquis de un domingo, el del vino tinto con queso de vaca. Sabores que me hacen sentir seguro, con el corazón en calma.

Sentir el aire fresco en la cara, el agua de la mar mientras nadas, lo blando y tibio de los labios de una boca enamorada, la caricia porque sí, las manos calientes, el juego de las cosquillas, los pies en la hierba fresca, mojada, los cuerpos en el abrazo, fraterno o apasionado. Tactos que me hacen sentir feliz, unido a todas las cosas.

Qué fortuna más grande los sentidos que nos llevan al envolvente, disolvente, expandido Amor.

Juguemos a hacer mezcla de sentidos a ver qué sentimiento resulta.

«Bajo un cielo gris, camino en una tormenta desatada. La calle se borra en la niebla. Al entrar al bar el perfume del café caliente me embriaga. Tus manos tibias acarician mi cara mojada.»

«Entro a la mar acompañado del rumor de las olas. Un barco se pierde en la distancia. Intenso perfume de agua salada. Mientras la mar me acaricia con sus aguas, paso la lengua por mis labios con sabor a algas.»

«El cielo está gris y encapotado. De la cocina surgen risas. Antes de entrar ya huelo el pan recién horneado. -Prueba con un trozo de pan la salsa- ¡qué rico está este estofado! Mi madre me abraza.»

«Después de escuchar el estruendo del rayo y las gotas golpeando el paraguas, los adoquines brillan mojados. El perfume de gardenias envuelve la tarde. Los dos nos detenemos bajo el paraguas. Saboreamos los labios con gusto a madreselvas. Nos fundimos en un abrazo sin dejar de besarnos.»

Amo todo lo que siento. También lo que provoca ira, dolor o rabia.
Sólo saber que los sentimientos son combinables usando los sentidos.
Que todo nos lleva a ser viajeros del Amor.

P.D.: Escrito en una mañana que me desperté envuelto por una vieja nostalgia y en el aire un intenso olor de agua.

Lunita de mediodía.

Al verte sola en el cielo del mediodía, 
me entran ganas de abrazarte.
Sola, menguante, entre tanto azul brillante,
brotes verdes de los pinos,
intentan inútilmente tocarte
hacerte cosquillas en la barriga,
hasta que estalles en risas de alegría,
yo te veo tan sola que sólo quiero abrazarte
viajera solitaria de cielos oscuros
en silencio cuántas noches iluminas mi cama
cuántas noches, sobre la mar,
tu alfombra de plata, camino de soñadores
que a ti, susurran palabras de amor
decirte que no estas sola,
nos unen tus hilos de plata.