Puertas y ventanas:traspasando mundos

Paredes, muros, murallas, dividen, separan, comunican, llevan a…, impiden o protegen.

Pero todas estas “estructuras”, tienen puntos de comunicación “dentro – fuera”:  las puerta y las ventanas.

Por eso el “Arte Románico” tiene un atractivo especial. En las fotos vemos la iglesia románica de Sant Miquel d’Olèrdola, construida en el siglo IX, Alta Edad Media (siglos V al XII), frontera Sur del Comtat de Barcelona, la Marca más allá los Reinos de Taifas…

Iglesia con una maravillosa acústica donde las voces se mezclan con las nubes y el aire.

Ventanas pequeñas que dejan entrar la justa luz, sólo la suficiente para mantener en el interior el ambiente de recogimiento y protección.

“Ventana de iglesia románica

poca luz dejas entrar

lates como un corazón

siempre a oscuras en el cuerpo

haciendo vibrar la vida.

Al mirar desde dentro del corazón

el mundo entra,

un coro de ángeles que cantan

deja entrar en paz

mares, ríos, montañas, valles

nubes, lunas y cielos estrellados.

Ahí estáis pequeñas ventanas

entrecerrados ojos

con que el corazón pueda mirar.”

Cuando miras por una de estas ventanas o la puerta, la sensación de que no hay tiempo lineal te abstrae, te absorbe. Si miras bien y escuchas, el viento te susurrará mil historias superpuestas en los siglos, ¿ tal vez has traspasado la frontera de algún mundo paralelo?

El charco

IMG_20181013_092552.jpg

Creo que los humildes charcos de agua de lluvia que pueblan las calles después del aguacero, son portales dimensionales.  Las formas que reflejan, de un árbol, una casa, un rostro, queda su luz atrapada en el charco. Luego cuando el viento y el sol lo evaporan, esas imágenes se atomizan en el aire que las guardan en una nube e irán volviendo al charco en diferentes épocas y en diferentes lugares.

Por eso hoy mientras caminaba bajo la lluvia de otoño y escuchaba su rítmico latido repiqueteando en el paraguas, no pude evitar mirar dentro de un charco. Comencé a ver imágenes en las que tal vez fuera el protagonista.

Vi un niño de unos 6 años, enfundado en un impermeable con capucha y botas de goma de media caña mirándose sonriente en el espejo del charco. Vi como sacaba de uno de los bolsillos del pantalón corto un papel de estraza cuidadosamente doblado. Aquel rectángulo de papel doblado se fue desplegando en un maravilloso barco de papel. Como había parado de llover las aguas tranquilas del inmenso mar en que se convirtió el charco, serían sin dudas un óptimo lugar para navegar el pequeño barquito de papel de estraza. El viento que acompañaba la lluvia, se había detenido. El niño después de dejar suavemente el barco sobre las aguas, agachado con la mitad de los pies dentro del agua, sopló con fuerza la triangular vela de papel y el barquito se puso en marcha. Unas hojas que flotaban en medio del charco serían la isla misteriosa donde atracaría el barco para después seguir explorando otros mundos lejanos. Mundos que de tan lejanos sólo estaban en la mente y el corazón del niño.

Tripulado por pequeños seres alados, completamente invisibles a las personas que no creen en ellos, el barco sorteaba triunfante todos los escollos de aquellos mares desconocidos.

La luz de la escena iba quedando grabada en el “celuloide” del charco. Así se transformó en fotones los cuales se pueden ver en otro charco, sólo evocando la alegría en el corazón.

Después de un instante que se hizo eterno, gracias al charco, empecé a escuchar una canción mientras el niño se iba, cantando y saltando sobre otros charcos: ” … que llueva, que llueva, la vieja está en la cueva, los pajaritos cantan las nubes se levantan, que si, que no, que caiga un chaparrón…”; y la lluvia continuó cayendo, creando de la luz otros charcos a los que si te acercas con el corazón alegre podrás traspasar el tiempo y el espacio. Los verás poblados de seres, puertos, montañas y lagos. También has de saber que para verlos en el reflejo del charco, tienes que creer en ellos.

 

Relato iniciado durante la Luna Semilla del mes de octubre en una mañana de lluvia con la ciudad llena de charcos. Tal vez sigamos con las aventuras del barquito de papel de estraza y los misteriosos marinos que lo conducen.

 

oznor

 

 

IMG_20181013_092552.jpg

El misterio de un domingo por la mañana.

Septiembre en septentrión suele ser un mes enigmático. Debe de ser que la tierra cansada de tanto calor y bullicio quiere llevarnos a la calma del otoño.

Por eso hay domingos en septiembre que si los observas y entras en ellos con tu alma, puedes caminar por el misterio de la calma.

Este domingo de septiembre, se despertó entre nubes grises, amenazando agua. El aire denso, sin viento que lo agitara lo llenaba todo de silencio. Sólo se rompía armónico por el tañer de las campanas de iglesias que parecían lejanas. Pero todo estaba cerca, muy cerca, simplemente envuelto por el silencio de la mañana. La mar también ayudaba a dejarlo todo en silencio manteniendo sus aguas planas. Hasta el velero estático navegaba recortado en el gris plomizo del cielo sin marinada.

Los patos y las garzas en las marismas junto a la mar, de la calma y el silencio disfrutaban. Se arreglaban las plumas, una zambullida de vez en cuando para llevar a la panza algún crustáceo incauto, después sólo era nadar lentos en el espejo de las aguas dulces de la marisma que a la mar bajan.

Todo invita a que tu alma entre en el paisaje del silencio de la mañana. Así cuando entras las sensaciones de alegría y calma no paran de envolverte. Caminas entre los pinos del parque esperando sentir la pinocha crujir bajo tus pies, pero no oyes nada, la pinocha está húmeda y blanda, sólo puedes oler las agujas de los pinos siempre verdes y brillantes porque están mojadas. Es cuando las setas que surgen de la pinocha mojada te dicen que mires bien donde pisas porque ellas son frágiles como los espíritus del agua.

El silencio de la mañana, también te trae olor a pan recién hecho y café caliente que te invitan a vivir aún más la calma.

Tal vez ese sea el misterio de las mañanas de un domingo de septiembre, que te recuerdan que en esta nave en que viajas por el Universo, pronto será el equinoccio de otoño, que ya tienes las cosechas guardadas por tanto que llenes tu alma de alegría, paz y calma.

Vilanova i la Geltrú, cuarto creciente de septiembre de 2018.

Gregal a la tarda

Bufa el Gregal barrejat de marinada

porta petites gotes d’aigua

ja s’olora a terra mullada

eriça la mar amb una carícia apassionada,

la grisor del cel de la tarda

em deixa la cara mullada

el silenci de l’aire

porta el remor de les onades

no escolto les meves passes

sobre la sorra mullada

només respiro la mar eriçada

per les sabies mans del Gregal

que li xiuxiueja paraules apassionades.

Als set dies de la Lluna Nova de setembre, poema per a compartir caminant per la platja deserta. Només dues mans entrellaçades, la mar, el vent i una mirada.

Mediterráneo

En mi pequeño paraíso las rocas navegan a vela,

los peces acostumbran a volar

los cielos turquesas se hacen líquidos

las algas construyen paredes de ladrillos verdes

doña medusa vuela por el espacio sideral.

Tal vez los peces son estrella fugaz

en este universo lleno de planetas,

rocas y velas que salen a navegar.

Eclipse de luna

La luna con caderas redondas y maduras de piel suave como la fruta veraniega, se dejó atrapar por la sombra del planeta.

Boca misteriosa, pelo de enredadera, por donde trepa el amor de mirada inquieta.

Cierras los ojos y como el ave migratoria llegas a valles, mares, ríos montañas y lagos.

Eclipse de Luna Llena, te hizo sombra la Tierra en el infinito bailes de las esferas.

La Tierra celosa, quiso el sol sólo para ella.

No te quedes roja, no tengas vergüenza, que gracias a tu espejo nos vistes las noches de sombras frescas.

Lunita que te ha eclipsado la tierra, sabes que el sol en muy poquito te abrazará con pasión inquieta,

volverás a vestir la noche del misterio y la magia de las sombras quietas.

Lunita que alumbras escarchas y calores perfumados, ahora que estás roja de vergüenza,

es cuando haces volar los sueños por un cielo lleno de estrellas.

 

Al eclipse de Luna del 27 de julio de 2018.

 

Als penya segats del Garraf

Roca, sol i salnitre

peixos volant

somnis volant a l’aire

Dura roca que t’estoves

quan l’escuma

t’esquitxa la cara

ets cadira d’ànimes

que volen volar

més enllà de les aigües

fas somiar universos

des de les altives atalaies

quan s’acaben

les hores llargues

portant la mar en calma

el vent vol esculpir formes

quedes pensativa i tova

somiant amor,

alegria i calma

agafes la forma del vent,

d’onades que bramen

massisses roques daurades

pintades pel sol,

daurada és la teva ànima.