Sant Joan

Antes de llegar la noche y verterse las estrellas del cielo por las calles, antes de marchar el sol a otro día, antes de sentir el amor envolvente, enciendo mi hoguera.

Los árboles de las plazas hacen llover sol en sus flores amarillas.

Cielos de nubes despeinadas después de tanto amor en la noche de la magia.

Silencio fresco de las cristalinas aguas, bálsamo de cuerpos que arden de amor en la noche mágica.

Risas, llantos, soledades compartidas, disolviéndose bajo las estrellas que llenan de vida esta noche mágica.

Luna creciendo en el Sant Joan 2018.

Wesak o la Luna del Buda

El plenilunio de Tauro nos trae momentos en los que podemos funcionar como lo que auténticamente somos: seres conectados y unidos indisolublemente a todo el Universo.

Es el momento en el que al ver la brillante Luna Llena llenamos nuestras almas con sentimientos de paz, amor y alegría.

Los seguidores de las enseñanzas del Buda, se reúnen bajo esta luna para celebrar el Festival de Wesak.

Podemos aprovechar estas plegarias y oraciones para llenarnos con esos sentimientos de paz, amor y alegría. Luego como una fuente derramando agua, volcamos esos sentimientos en nuestro entorno, con una sonrisa, una palabra de aliento, un cálido abrazo, una caricia, un beso, una cómplice mirada, un sincero “todo está bien”, una mano extendida a la comprensión y el diálogo, un estoy contigo, un saber que, ocurra lo que ocurra estamos envueltos por siempre en la luz de la Luna de Wesak y nuestras mentes están en paz.

Comparto con todos/as esta Luna Llena y que al verla todos nuestros corazones sean recipientes que desborden paz, amor y alegría.

Un enorme abrazo de luz.

Luna Llena de Tauro de 2018.

Mar de sueños

Fuera del tiempo el viejo pescador teje las redes

pronto saldrán a la mar

en lo profundo de las aguas sueños de plata atraparán

hondo silencio el de la mar

redes que van a la mar a pescar peces y sueños.

A la farola el sol la hace soñar

sueña con noches oscuras para las barcas guiar

sueña con besos a la luz de la luna

llenos de caricias junto a la mar, susurro de olas dormidas

fuera del tiempo porque esto es amar.

 

Vilanova i la Geltrú al cuarto día de la Luna Creciente del mes de abril de 2018.

 

Abejas poetas

Las abejas son poetas diminutas y aladas.

Ellas igual que una poesía, materializan la luz en miel, la poesía materializa sentimientos y sentidos en palabras.

Por eso abrir un pote de miel es como abrir un libro. La miel te llenará de dulzura la boca, olerás el perfumen de las flores y escucharas los zumbidos del campo, jardín o montaña. Las palabras del libro te harán sentir el beso bajo la lluvia, el llanto de alegría, la escarcha bajo tus pies, la luna llena en la mar o en las montañas y todo el amor que forma nuestro universo.

En la foto una maravillosa poetisa escribiendo un maravilloso pote de miel.

Murmullos del atardecer

Sólo con el corazón se puede escuchar la tarde. El sol atardeciendo es un camino de luz dorada que te introduce en el silencio.

El mantra vibrante de las olas te sumerge en el trino de los pájaros,  buscan refugio en las ramas despobladas de los árboles cantando bajito una antigua canción de cuna. Se invitan a dormir nomas se oculte el sol.

El banco del parque junto a la mar, te muestra una película a cámara lenta. Las olas vienen y van en un monótono y relajante acariciar a la playa.

Los paseantes van lentos como si la tierra los quisiera sujetar, hablan en voz baja los que van acompañados y los solitarios tararean o silban una melodía. Las risas y ladridos llegan lejanas envueltas de murmullo a mar.

El aire frío y los latidos del corazón te funden en la tarde. Es la hora de las presencias. Seres o almas que no se ven con los ojos sino con el corazón. Tal vez sean suspiros de amor que el viento y los rayos del sol llevan.

Lo cierto es que en el banco del parque que mira a la mar, la paz te inunda y el cielo no para de sonreír.

Murmullos del atardecer, susurros al oído, besos y amores viajando con el viento.

 

A tres días después del cuarto menguante de febrero 2018.

 

La Candelaria

Los pájaros esperan el atardecer

estáticos en las ramas desnudas,

la tarde rueda lenta, sin prisas.

La mar prepara su cuenco húmedo

para guardar al sol en un lecho de nubes.

La soledad del muelle se llena

salitre, sol, rumor a mar.

En esa calma fría, acogedora y húmeda

se puede soñar.

Soñar mil cosas, o sólo…

las que tu alma quiera crear.

Respirar el aire frío de la Candelaria

junto a la mar,

es estar con tu amada,

acariciar horizontes lejanos,

temblorosos de sol y mar.

Caminos de luz en el agua

deja tus sueños y tu alma volar.