Una noche de Luna creciendo

img_4134598117593122573125.jpg

Brilla creciendo la luna

lenta camina

entre nubes y claros,

pasos que acompasan

sonido de sonajas

sumergidos en la hojarasca,

lenta y calma va la noche

el canto de un grillo

pone música a la calma,

momento de abrir los ojos

crear sueños de amor y calma,

se llenan de luz de estrellas

las sombras que la luna plasma.

 

Puertas y ventanas:traspasando mundos

Paredes, muros, murallas, dividen, separan, comunican, llevan a…, impiden o protegen.

Pero todas estas “estructuras”, tienen puntos de comunicación “dentro – fuera”:  las puerta y las ventanas.

Por eso el “Arte Románico” tiene un atractivo especial. En las fotos vemos la iglesia románica de Sant Miquel d’Olèrdola, construida en el siglo IX, Alta Edad Media (siglos V al XII), frontera Sur del Comtat de Barcelona, la Marca más allá los Reinos de Taifas…

Iglesia con una maravillosa acústica donde las voces se mezclan con las nubes y el aire.

Ventanas pequeñas que dejan entrar la justa luz, sólo la suficiente para mantener en el interior el ambiente de recogimiento y protección.

“Ventana de iglesia románica

poca luz dejas entrar

lates como un corazón

siempre a oscuras en el cuerpo

haciendo vibrar la vida.

Al mirar desde dentro del corazón

el mundo entra,

un coro de ángeles que cantan

deja entrar en paz

mares, ríos, montañas, valles

nubes, lunas y cielos estrellados.

Ahí estáis pequeñas ventanas

entrecerrados ojos

con que el corazón pueda mirar.”

Cuando miras por una de estas ventanas o la puerta, la sensación de que no hay tiempo lineal te abstrae, te absorbe. Si miras bien y escuchas, el viento te susurrará mil historias superpuestas en los siglos, ¿ tal vez has traspasado la frontera de algún mundo paralelo?