Pesca de luz.

La tarde tiñó de gris el puerto. La marinada no para de soplar el aliento cálido de la mar. El sol intenta brillar pero sólo derrite nubes plomizas sobre las aguas.

El viejo pescador ¿qué quiere pescar? Seguro que motas de luz disfrazadas de peces.

La gaviota vuela en el espeso gris de la tarde.

La mar se sumerge en el aire, el aire se sumerge en la mar. Lo único que se mueve son las luces que bailan en la mar.

La tarde teñida de gris detiene el tiempo. El espacio se pliega en formas que te llevan a la paz.

Silencio con voces lejanas que ni las gaviotas se animan a romper.

Vestido de gris el sol se irá a dormir.

Si pescas la luz de este cuadro, alegría y paz te traerá. Sólo hay que sumergirse en esta tarde teñida de gris.

Sinfonía de azul

La luna de junio creciendo

en el cielo y sobre la mar.

La niebla difumina las aguas

las nubes difuminan el cielo.

Figura blanca es,

la vela navegando,

hacia la niebla va

misterioso espejo

en que se mira

surgiendo otra vela blanca.

La niebla envuelve

el cielo y la mar

en un profundo misterio

sólo la luna creciente

lo puede desvelar.

Sinfonía de azules

llenando las almas

que lo quieran contemplar.

 

Caminar por la escollera de Llevant del puerto de Vilanova i la Geltrú, siempre es diferente. Hoy entre la niebla mirando la mar, se sentía la presencia de las enormes ballenas rorcual común (llegan hasta los 25 metros de largo y varias toneladas de peso). Estos días están frecuentando con sus crías la costa de Vilanova i la Geltrú.

Si abres el corazón y escuchas, puedes sentir su alta vibración de paz que nos envían. Son unos seres formidables con los que podemos compartir momentos intensos de felicidad.

Si sumamos a estas presencias la luna creciente blanca formándose de las ligeras nubes, la felicidad es infinita.

 

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/una-ballena-amamanta-cria-frente-costa-del-garraf-5999055

 

Wesak y la luna llena de Mayo

Anoche al mirar el cielo despejado de Mayo, el espectáculo de ver a Júpiter intentar brillar más que la luna, era maravilloso.

Hacia el Norte, el Carro de la Osa Mayor resplandecía. Estática en el Norte, viendo como giraban a su alrededor estrellas, constelaciones, nebulosas y planetas, Polaris contemplaba titilante el espectáculo.

El miércoles 10, será la luna llena de Mayo, millones de personas celebran lo que denominan el Festival de Wesak.

Nos dicen que en el plenilunio de Tauro, es cuando las energías del Buda se derraman sobre la Tierra utilizando la brillante y clara luz de la luna.

Son energías de intensa paz, de alegría compasiva, que nos ayuda a “ver” el camino en la Tierra. El camino personal y colectivo, el saber que somos UNA y DIVERSA humanidad.

Es el momento de sentir profundo Amor hacia nosotros mismos y a través de ese Amor crear infinitos lazos de colaboración, entendimiento, ayuda y compasión con todos los seres, sabiéndonos unidos por la fuerza amorosa que surge de cada uno de nuestros corazones.

Si el miércoles podemos mirar la luna en el cielo por un instante, dejemos que los rayos de luz inunden nuestros corazones, sintamos cómo laten conjuntamente con otros corazones en un gran y apretado abrazo cósmico.

Si por cualquier razón no podemos dejar que la luz de la luna bañe nuestros cuerpos, sólo tenemos que enfocar nuestras mentes en saber que estamos recibiendo una intensa energía amorosa igual que recibimos cada día millones de rayos cósmicos. Es simplemente abrir la puerta de nuestras mentes de par en par para que la energía búdica del amor, la compasión y la paz inunden nuestras almas y hagan flotar nuestros espíritus en el infinito e inmortal universo del AMOR.

Un buen momento para recordarnos que estamos aquí con el objetivo de SER FELICES.

Les invito a todos a encontrarnos el miércoles en el cielo mirando la luna o mientras realizamos nuestras tareas diarias en la cómplice sonrisa de alegría que de pronto nos llega y no sabemos muy bien el porqué. Seguro que cuando nos ocurra esto, sabremos que nuestro corazón se está llenando de energía pura de AMOR.

Desde ya un enorme abrazo cósmico.