JUEGOS DE LUZ EN UNA TARDE DE INVIERNO

Tarde de enero junto al Mediterráneo. Pescador de caña, niño mirando, Pasífae dorada. Pescador con plumas, chorro de agua danzando, una pareja paseando. Sol de enero la mar bañando. Cielo dorado, luz del Mediterráneo.

SUEÑOS DE LA MAR EN CALMA

Sueños de la mar en calma

Siempre impresiona la mar en calma.

Toda una mar en un cuenco de cerámica.

Alma de musa,

espíritu de diosa disfrutando la calma.

Así, en calma, eres diáfana,

azul o verde, inmensa y profunda

¿cuántos misterios guardas?

Acaricia la luz tu piel de agua

miles de trozos de espejos líquidos

flotan en tu vientre blanco.

Tú, eres la magia.

Esta noche la luna llena

flotará sobre tus aguas,

te prometo, no intentaré pescarla,

sólo te veré a ti, desnuda

con tu collar brillante de luna

suspendido por hilos de plata.

17-1-22

Despedida a nuestra amiga Nelly Irigoyen

Hace ya más de 10 años, en el blog www.creandomundos.org (en la pestaña “Cartas”) escribíamos esta carta de despedida a nuestra querida amiga Nelly Yrigoyen. 

Era una despedida llena de alegría y felicidad: volvías a casa, a nuestra amada Banda Oriental, a la República Oriental, la del Río de los Pájaros que es “un cielo azul que viaja”, la que está al oriente del Río Uruguay.

Hoy 3 de enero de 2022, te hago otra carta de despedida. Ayer emprendiste el más largo de los viajes. Ese que pensamos erróneamente que no hay retorno. Digo que “pensamos” porque al emprender ese viaje, el de la muerte, no sabemos que dejamos los caminos que trazamos en la vida, los sentimientos que vivimos, las alegrías, los instantes que nos hicieron felices. Y me preguntarás ¿dónde dejamos todo eso?. La respuesta es: en el corazón de todos los que te conocimos, en todos los trabajos que hiciste y compartimos. Pero lo más importante en todos los sueños, en todas las utopías que quedarán para siempre en la vida. Esas cosas que hacen inmortales a las personas.

Marchaste de tu querida ciudad de Durazno, la que te vio nacer,  la que está junto al Río Yi, la del “gurí pescador” de Osiris Rodríguez Castillo.   

Eras heredera de la fuerza, el valor y el amor que trae en su linaje la Mujer Oriental. La que lleva el espíritu de Catalina y Ciriaca descritas por Eduardo Acevedo en “El combate de la tapera”. La ternura y el arte de la Mujer Oriental como nos enseñaron Juana, Delmira, Maria Eugénia, Idea y recientemente Cristina que emprendió el mismo viaje.

En la otra carta me despedía de vos como lo hacían los gauchos, “en la güeya estamos”. Ellos sabían perfectamente que en nuestras praderas las “güeyas” no existen, todo es una inmensa e interminable pradera verde, vestidas de viento, escarcha, lunas y soles.

Hasta siempre compañera, en la güeya estamos.

Fernando Galbán Testa

PD: Te pongo la otra carta, la de hace 12 años.

«Carta de despedida

Querida amiga Nelly:

Ayer nos juntamos en un local del barrio gótico de Barcelona con el fin de ofrecerte una despedida «sorpresa».  Claro tendríamos que empezar diciendo que después de 35 años años por estas tierras, retornas a la Matria, nuestra Tierra Oriental, esa de los Pájaros Pintados.

Qué curioso y terco que es el destino, todos/as los/as que estábamos allí eramos exiliados, de distintas épocas y por distintas causas, pero todos exiliados.  Me venía a la cabeza la ciudad de Esparta (allá por la Grecia clásica), aquel pueblo disciplinado, austero y temible en la guerra. Recordaba que no tenían pena de muerte como castigo máximo, penado por sus leyes era el exilio. Qué saber más terrible que aplicaban.  Cada uno/a de los los que estábamos allí lo habíamos experimentado, habíamos vivido la muerte de alejarte de tu tierra, de sentir que tu conexión con la Madre pasaba a ser totalmente etérica, lejana y sólo anclada en la memoria, de tener que esforzarte en vivir con otros códigos, otras lenguas, que aunque sin duda nos enriquecen infinitamente como seres humanos, nunca se logra cicatrizar esa herida en el corazón que es el exilio.

Todos aquellos chiquilines que habíamos llegado por aquellos tiempos, allí estábamos, con las cabezas y barbas blancas, algunos con bastantes arrugas y barriguitas saltonas.Pensaba ¿qué nos había quedado de aquella «condena a muerte» que vivimos?. Nos quedó sin lugar a dudas un profundo amor, una enorme capacidad de amar, amarnos a nosotros y amar la vida, porque sabemos lo que es perderla.  Cuando salimos de la Matria nuestros tiernos y jóvenes corazones querían otro mundo para América, queríamos  un mundo de justicia, de paz y abundancia, por eso se pedía la reorganización del campo (reforma agraria, nacionalizar la banca como estrellas de un extenso programa). ¡Qué osadía!, nos tiraron con todo. No pudimos con el plan cóndor y tantos pequeños planes «locales» igual o peor de siniestros.

Pero de esa muerte, de ese exilio, surge como el fénix triunfante, brillante, invencible ese amor que no habrá muerte que pueda desterrar, ese amor resucitado en la amistad, la solidaridad, la camaradería, en esa mano siempre abierta para dársela a cualquiera, sin reproche, sin carta de presentación, ese amor que nos hace seres grandes.

Así llevaste estos 35 años, con estos valores, brindando tu cariño, tu amistad, tu solidaridad a todos y por todos lados.

Hoy elegiste tomar el camino de regreso a la Matria, a la Banda Oriental a nuestra pequeña Gran República.  Seguro retomarás el camino que dejaste hace 35 años, todavía queda casi todo por hacer, llevas un enorme baúl con experiencia, pero sobre todo ese amor a las gentes, eso que nos quisieron matar pero que solamente consiguieron incrementarlo.

Adelante, te deseo mucha felicidad en este reencuentro con la Tierra de los Pájaros Pintados y me despido a lo gaucho:

En la güeya estamos Nelly.

Fernando Galbán Testa

Como nos dijo el flaco Zitarrosa, sobre todo «no te olvides que el camino es para el que viene o para el que va».”

INSTANTES ETERNOS

Tengo el enorme placer de presentaros INSTANTES ETERNOS.

La historia de un viaje, el de una vida. Relato que nos lleva a valorar y disfrutar de todos los momentos o instantes que van componiendo las vidas. Instantes que al hacerlos conscientes marcan y construyen nuestras existencias. Un viaje sobre el tablero cuántico del amor.

Estoy seguro que lo disfrutaréis y os dejará una reconfortante sensación de paz y alegría por la vida.

Lo pueden adquirir en este vínculo, es un buen regalo para estas fechas. Un abrazo grande y que lo disfruten. Fernando

https://indie.quares.es/apex/quares/r/landingweb/detalle-producto?p2_id=24514&session=6049940714890

De fuego es la tarde.

De fuego es la tarde,

sol que te vas a dormir, 

al lecho de mar te llevas la tarde, 

te sumerges de rojo en el agua, 

otoño alto, noche larga,

todo se queda lento

hipnotizas de belleza el aire

caminar pausado por el parque

aves buscando lecho

seres invocando sueños

espero la luna no nos engañe,

el sol está dormido

en su cama de mar, 

alumbrado por la luna

acompañado de luciérnagas

miles de sueños con ojos despiertos.

A la lunita

Lunita te vas llenando,

de amorosas palabras

como no te pones roja

en vapores te deshaces,

no te de vergüenza

en llenarte de amor,

palabras que son poemas

poemas que son amor,

te veo sola en el cielo,

quisiera abrazarte, besarte,

acariciarte redonda

llenarte de amor,

amor en palabras

poemas hechos palabra.

Lunita me gustas verte,

derretida de amor

al acariciarte de palabras.

La lluvia

¿Con qué ojos mira tu corazón la lluvia?

Con alegría o con nostalgia?

Abrazo a las dos con amor eterno.

La lluvia que me trae el beso perdido en una nocturna calle solitaria.

Mojándonos las caras, los cabellos hechos cascadas, sabor a madreselvas en los labios llenos de agua fresca, lluvia clara.

Al abrir los ojos, luces bailando en la calle, espejo negro mojado.

Apretar el abrazo, estremecerte con el hilo de agua mojándome la espalda.

Nostalgia del beso perdido en aquella noche mojada.

Pero al evocarlo y sentir de nuevo el corazón latiente, acelerado, sumergirte en la dicha del infinito, de nadar en el amor, de ser amor.

¿A eso le podemos llamar nostalgia?

La nostalgia se hace historia, para amarla.

Otras veces la lluvia, si no llevas paraguas, te sumerge en la alegría de un niño, el que llevamos todos guardado. Corriendo bajo la lluvia, la cara al cielo, la boca abierta, bebiendo el aguacero, olor a tierra mojada, viendo los barquitos navegar la correntada.

¿A eso le podemos llamar alegría?

Claro, alegría para abrazarla y amarla.

Me gustan las miradas de la lluvia, de alegría o nostalgia.

Por eso cada vez que llueve elijo amarla, creando una nueva historia de alegría o de nostalgia.

Las puertas

Puertas que nos llevan al mundo “real”, tan real como el que damos por real. Todos tenemos la llave para abrir esas puertas, traspasar los mundos. En uno eres tú el que creas, en el otro el diseño ya está adjudicado. En uno vives desde el amor, la vida, en el otro vives desde el miedo y la muerte.

El drama está en que cuando vas a abrir una de las puerta, hay un cartel tal vez de advertencia: “Tú elijes”.

Elijo el vuelo de la gaviota, el abrazo del cormorán, las olas de la playa desierta, la sombra de los pinos en la ermita, las nubes de algodón, el beso y las palabras de amor dichas casi soplando la oreja.

Navegando….

Cuaderno de bitácora año planetario según calendario maya 13.0.8.17.13,según calendario hebreo 22 Jeshvan, 5782, según calendario gregoriano 28 de octubre 2021.

Seguimos en órbita estelar de la pequeña estrella, enana blanca, llamada “sol”.

Nuestra nave Tierramantiene su velocidad promedio de crucero estelar: 107.280 Km/h.

Intentamos mantener los objetivos que tiene esta misión: observar el espacio intergaláctico a través de la aplicación VIDA. Procurando la felicidad y el bienestar de todos los tripulantes asignados a esta misión. El deber y la función de los mandos de la Nave es garantizar el buen funcionamiento de la aplicación. Si bien se han detectado muchas disfunciones en los últimos tiempos, están surgiendo pequeños grupos de tripulantes que, utilizando diferentes protocolos intentan mantener activa la aplicación VIDA.

Intentando cumplir con el objetivo de observación del espacio intergaláctico,he pasado un una tarde “ganando tiempo” observando desde uno de los ventanales que tengo asignados. Debido a la inclinación del eje de la Nave, lo que llamamos hemisferio Norte, comienza a tener menos horas de irradiación estelar. A este fenómeno le llamamos otoño. Un período en donde algunos de los tripulantes, los más antiguos navegantes, comienzan un período de letargo y reposo para poder seguir con fuerzas en su hermosa tarea de suministrar oxígeno al resto de tripulantes, manteniendo así en buen funcionamiento la aplicación.

Desde este ventanal la observación es más que placentera. La pequeña enana blanca aparecía o se ocultaba detrás de blancos cúmulos de vapor de agua, dejando ver su perfecta redondez. Dejaba caer sobre la gran mar, rodeada de tierras, un hermoso chorro de fotones blancos que se derramaban sobre el agua. Líquido mágico vertido desde el athanor de un gran alquimista.

Como siempre ocurre cuando vas a “ganar el tiempo”, los sentidos del observador se agudizan. Al estar la mar calma y plana, el sonido de las pequeñas olas que llegaban a la playa eran rimados, casi hipnóticos. Escuchaba voces y ladridos de otros tripulantes que se sincronizaban perfectamente con el ritmo de las olas. Como las aguas estaban de una claridad absoluta, podía deleitarme de la danza conjunta de los tripulantes que están en las aguas.

Los momentos de observación son instantes o momentos llenos de eternidad. Es cuando saltamos al vacío de la eternidad sin abandonar la Nave. Es cuando disfrutamos plenamente de la aplicación VIDA en todo su potencial. Nuestros ojos y sentidos se llenan de belleza infinita. Ver el cielo de azul pastel reflejado en las aguas de la marisma, la luz de la estrella derramada a raudales sobre la mar, la música de las olas,silencios, suspiros, miradas, caricias, pequeños tripulantes con plumas nadando o volando, voces, ladridos…es cumplir el objetivo de la misión: ser felices.

Cierro cuaderno de bitácora, adjunto algunas imágenes de la observación.

Un abrazo estelar a todos los tripulantes de nuestra Nave Tierra.

Instantes Eternos

Igual que cuando llega un nuevo/a integrante a una familia, nos desborda la alegría.

Así es nuestro sentimiento con la publicación de «Instantes Eternos». Una alegría calma, prudente, profunda. Una alegría que la queremos compartir con todos/as ustedes.

Son 170 páginas de un universo cuántico. Recorreremos juntos un mundo lleno de sentimientos, emociones y sensaciones.

Desde sentir la paz en la inmensa soledad acompañada de etéricas presencias, hasta el vértigo de sentir la fragilidad de nuestros cuerpos cuando estás sumergido en un huracán.

Saltos cuánticos que nos transportan, de ir viajando en un autobús a la playa a mirar los ojos de una serpiente venenosa.

Del amor de seres, transmitido simplemente por sus actos y enseñanzas.

Los/as invito a tomarnos de las manos invisibles que tienen nuestros corazones y pasear juntos. Navegar en un gran carguero, recorrer inmensos humedales, vibrar con los ritmos sensuales de los tambores. Hacer juntos cada instante de lectura, eso, un instante eterno.

Un abrazo grande de corazón a corazón y aquí les dejo el vínculo en donde podréis acceder al «instante cuántico».

https://indie.quares.es/apex/quares/r/landingweb/detalle-producto?p2_id=24514&session=6049940714890