24 de enero de 2016 LUNA DEL LOBO

luapor

images

Luna llena de enero de 2016.

La luna llena de enero o también llamada luna del lobo (seguramente por la actividad de estos mamíferos buscando alimento en las frías estepas de septentrión, además es la típica imagen de un lobo aullando a la luna llena).

En el hemisferio norte es la luna fría, la luna congelada la que vemos como un frágil cristal de hielo luminoso a punto de resquebrajarse.

Al ser la primera luna, es la que trae la fuerza del inicio.

Ya ratificamos el triunfo de la luz sobre las tinieblas, esta luna refleja al “sol triunfante”, representa a las semilla extendiendo con fuerza sus brotes de vida aun bajo la tierra.

Por eso es importante esta luna. Es el momento de definir nuestro propósito, nuestra intención para hacer durante este año (2016) que comienza.

Podemos aprovechar esta luna llena, dedicándole un espacio, desenfadado, lúdico, hasta divertido, para “crear” situaciones o manifestar sueños o deseos que queremos para el año.

Si para este propósito, nos podemos reunir con personas afines, almas gemelas o seres a los cuales nos unen sentimientos o simplemente trozos de camino que a veces recorremos juntos, mejor que mejor, ya que nuestra planificación energética se verá reforzada por la fuerza del grupo o por almas compartiendo la misma intención. Recordemos que el funcionamiento natural del Universo es “armonioso” y “cooperativo” , igual que las células que componen un órgano, cada una por separada no es “nada”, pero con su grupo afín, hacen que funcionen un hígado, riñón, corazón…, dando vida a un cuerpo.

Busquemos un momento del día en el que todo indique que estaremos tranquilos y relajados, al menos por media hora.

Nos sentamos en un lugar que estemos cómodos, sintiendo al cuerpo como se “ablanda” sobre la silla, alfombra, cojín…..o cualquier otro lugar que hayamos escogido.

Vamos sintiendo todas las partes del cuerpo que contactan con la superficie que nos soporta.

Cada vez nos sentimos más “gelatinosos”, “blandos”, “livianos”.

Observamos, sin angustias las partes del cuerpo dolorosas o tensas y las “ablandamos” y relajamos sólo “mirándolas”.

Cuando nos hemos asegurado que todo nuestro cuerpo está relajado, seguimos por unos segundos nuestra respiración, normal, si forzar nada….entra el aire, sale el aire, una, dos, tres,………veces.

Una vez nuestro cuerpo y mente están “presentes”, es decir sienten la vida transcurriendo en este preciso momento y lugar, hacemos un repaso sin tensionarnos de las cosas que vivimos el año que pasó. Simplemente las vemos como si de una foto o película antigua se tratara, sin juzgarlos, sin etiquetarlos como buenos o malos. Intentamos evocar los sentimientos que nos provocaron los hechos vividos, pero sin implicarnos, solamente sintiendo, agradeciéndoles por lo que nos hicieron aprender y dejándolos marchar a su lugar, que es la foto antigua o la película vieja.

Nos quedamos en PAZ viendo cómo marchan todas las vivencias y recuerdos, de la índole que hayan sido.

Ahora, una vez PRESENTES y en PAZ, con una hoja y un lápiz, apuntamos los deseos u objetivos que nos queremos plantear para este año. No los numeramos, simplemente los separamos por guiones.

Hagamos un ejemplo:

– Viajar

Ya tenemos identificado un propósito, (viajar). En una hoja aparte de la lista, vamos visualizando a dónde queremos viajar, ya que “viajar” puede ser para ir al trabajo, o al dentista.

Si tenemos una foto o recorte de publicidad, del lugar al que queremos ir, lo enganchamos en la hoja.

Luego, nos “vemos” con un billete en la mano, de avión, barco o tren que especifica el destino. Seguimos “visualizando” el momento en que nos desplazamos a la terminal (la que corresponda al viaje), el momento del embarque, el placentero y agradable viaje que realizamos, nos vemos llegando a la terminal de destino, recoger las maletas, traslado al hotel o lugar en el que nos alojaremos, y luego nos ponemos a ver el paisaje que es el de la foto, sentimos, la brisa cálida o fría (dependiendo del lugar escogido), nos imaginamos olores, sentimos al máximo las sensaciones que nos llegan.

Vivimos en nuestro corazón el profundo agradecimiento por estar ahí, sintiendo la ALEGRIA de haber conseguido nuestro deseo.

Estos pasos los seguiremos con el resto de objetivos o deseos que queramos realizar.

Después, al igual que un campesino que ha sembrado las semillas, esas pequeñas “cápsulas” herméticamente cerradas, esperamos con una SUAVE, TRANQUILA y SEGURA intención que nuestro “deseo”, al igual que la semilla despertará bajo la tierra y surgirá un brote, que será planta y esta nos dará los frutos que nos alimentarán. O también haremos como el pescador que lleno de fe, lanza su red al agua esperando que a ella acudan muchos peces que le garantizarán su sustento.

Esta primera luna llena del año, al igual que los lobos alegres jugando en la nieve, juguemos con el niño (que todos somos) a crear nuestra realidad, a crear el mundo en que queremos vivir.

A vivir nuestros sueños.

Cuantos más detalles podemos escribir en la hoja de cada deseo, mejor, los guardamos en un lugar destinado a los “tesoros” y los volveremos a ver el año próximo para la próxima Luna del Lobo.

Un abrazo a todos/as, bendiciones y no dudéis que la Madre Tierra hace crecer a todas las semillas.

https://youtu.be/-3VQu4uqyhk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s