Caminos de luz

La luz solar penetra el bronce de Pasífae colándose entre sus patas.

Lentamente, como sin querer, de oro se visten las aguas.

Las gaviotas no pueden resistir volar y bañarse en doradas aguas.

El sol como un cántaro brillante aboca su luz líquida dorada,

momento de las almas que se aman para caminar juntas en los cielos y en las aguas.

Atardecer del Mediterráneo con las aguas calmas,

en mis ojos y en mi alma queda guardado este instante de magia.

Rumbo a la segunda luna nueva del mes de octubre de 2016.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s